Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Reino Unido
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Suecia
Endodoncia: procedimiento, causas y tratamiento

Endodoncia: procedimiento, causas y tratamiento

Cada año se realizan más de 15 millones de endodoncias o tratamientos del conducto radicular. A pesar de ello, muchas personas todavía tienen preguntas sobre qué es o cuál es el proceso para el tratamiento.

Dependiendo de lo avanzada que esté una caries o de la evolución de la inflamación o daño en el tejido, es posible que el dentista indique que es necesario realizar una endodoncia. En este caso, es importante conocer los hechos y cómo prepararse para el procedimiento.

En esta guía, explicamos todo lo que necesitas saber sobre la prevención, el tratamiento y la recuperación de una endodoncia. Para que puedas acudir al dentista con toda la información.

¿Qué es una endodoncia?

Se necesita una endodoncia o tratamiento de conducto radicular cuando una caries de gran profundidad infecta los vasos sanguíneos y nervios de un diente. El procedimiento consiste en extirpar el centro blando del diente (la pulpa) para salvarlo y devolverlo a una condición libre de dolor.

Anatomía de un diente

Debajo del esmalte blanco de un diente existe un tejido blando llamado pulpa. Esta pulpa contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo que ayuda al diente durante el desarrollo. La pulpa puede dañarse o infectarse, lo que conlleva la necesidad de un tratamiento de conducto radicular.

Afortunadamente, los dientes adultos aún pueden funcionar sin la existencia de pulpa, por lo que un tratamiento de conducto radicular funciona de manera efectiva para remediar el daño y aliviar el dolor.

¿Por qué podría necesitar un tratamiento de conducto radicular?

Por lo general, se necesita un tratamiento de conducto radicular cuando hay inflamación o infección extrema en las raíces del diente. El dolor suele ser la indicación más obvia de que algo no va bien y de que es necesario acudir al dentista.

Si bien estos síntomas son bastante comunes, a veces pueden ser precursores o indicadores de la necesidad de una endodoncia:

● Dolor intenso al masticar o morder

● Fuerte sensibilidad al calor o al frío

● Encías inflamadas localizadas

● Granos en las encías

● Un diente astillado o agrietado

● Caries dental profunda

● Encías sensibles u oscuras

Causas para necesitar una endodoncia

Hay algunas condiciones que pueden causar un tratamiento de conducto radicular.

Estas posibles causas del tratamiento de conducto radicular incluyen:

● Caries profunda

● Procedimientos dentales reiterados en o alrededor del diente

● Grietas o astillas en el diente

● Lesiones en el diente

● Inflamación o infección no diagnosticada

Nota: si el daño de la raíz, la inflamación o la infección no se tratan, esto puede provocar un absceso y causar dolor adicional.

5 cosas que debes saber sobre una endodoncia

Al programar un tratamiento de conducto radicular, hay algunas cosas que debes saber para prepararte mejor para el procedimiento.

Conocer estos hechos también puede ayudarte a reducir cualquier miedo sobre el tratamiento y contribuir a una mejor recuperación.

¿Qué sucede durante un tratamiento de conducto radicular?

Durante un tratamiento de conducto radicular, el dentista o endodoncista extrae la pulpa infectada, limpia y desinfecta el diente. Además, da forma a los conductos radiculares y luego llena y sella los espacios dejados por el procedimiento.

Después de la endodoncia, volverás a la consulta para que te coloque una corona (u otro tipo de restauración) para proteger el diente. Esto también ayudará a que vuelvas a sentir tu diente como nuevo. 

¿Es doloroso un tratamiento de conducto radicular?

Con la tecnología moderna y los anestésicos, la mayoría de los pacientes afirman que se sienten cómodos y sin dolor durante la endodoncia. Tu dentista aplicará un poco de anestésico tópico, seguido de una inyección de anestésico local, para prevenir el dolor. Ten en cuenta que todavía podrías sentir algunas molestias más leves (por ejemplo, tirones, presión, etc.) durante el procedimiento.

Después del procedimiento, puedes experimentar algo de sensibilidad, inflamación, hinchazón o dolor leve. Esta molestia se puede tratar con medicamentos de venta libre y/o recetados.

Si comienzas a sentir un dolor o molestia agudos después de unos pocos días, llama a tu dentista.

¿Cuánto tiempo requiere una endodoncia?

Una visita típica para el tratamiento de conducto radicular durará entre 30 y 60 minutos. Sin embargo, en casos más complicados, puede llevar hasta 2 horas.

La duración depende del tipo de diente que se está tratando, la gravedad del daño y la cantidad de tratamientos que se realizan. Asegúrate de consultar con tu dentista si tienes alguna pregunta sobre la duración de tu tratamiento en concreto. 

¿Estaré despierto durante un tratamiento de conducto radicular?

En términos generales, permanecerás despierto durante el tratamiento de conducto radicular. Sin embargo, el anestésico evitará que sientas dolor durante el procedimiento.

Cómo evitar la necesidad de un tratamiento de conducto radicular

La mejor manera de evitar la necesidad de un tratamiento de conducto radicular es mantener una higiene bucal completa y adecuada. Dado que el daño de la raíz puede ser causado por caries, lesiones y otras afecciones, cualquier esfuerzo para prevenir estas causas ayudará a evitar la necesidad de una endodoncia.

Para prevenir mejor un tratamiento de conducto radicular, sigue estos consejos de higiene oral:

  1. Cepíllate los dientes dos veces al día con un cepillo de filamentos suaves
  2. Limpia las zonas interdentales antes de cada cepillado o al menos por la noche
  3. Utiliza palillos interdentales GUM SOFT-PICKS para eliminar eficazmente los restos de alimentos y la placa bacteriana
  4. Usa una pasta de dientes con flúor
  5. Evita los alimentos azucarados que pueden causar caries 
  6. Usa enjuague bucal adaptado después del cepillado para ayudar a mantener los beneficios durante más tiempo
  7. Evita las bebidas ácidas y los alimentos como los cítricos y los refrescos
  8. Si tienes bruxismo (rechinas los dientes), consulta a tu dentista. Te recomendará un protector bucal para evitar que se desgasten
  9. Utiliza un protector bucal cuando hagas deporte
  10. Evita los alimentos duros (como los dulces) que pueden dañar los dientes
  11. Niños: usa hilos dentales fáciles de utilizar y recubiertos de flúor para eliminar los alimentos y la placa, además del cepillado

 

3 sencillos pasos para una rutina de higiene oral completa | Sunstar Gum

Una adecuada prevención comienza por aprender y seguir los 3 sencillos pasos para una rutina de higiene oral completa. Comienza utilizando un palillo o cepillo interdental o hilo dental para eliminar eficazmente restos de alimentos y placa entre los dientes. Después, cepíllate con un cepillo de filamentos suaves y una pasta con flúor adaptada a tus necesidades. Termina enjuagando con un colutorio. 

¿Buscas un cepillo que te ayude a mejorar tu técnica de cepillado? 

Descubre el nuevo cepillo sónico GUM SONIC DAILY. Un cepillo eléctrico con tecnología sónica que es hasta un 50% más eficaz contra la placa. Además, es capaz de penetrar 47 veces más bajo la línea de la encía. 

Prepárate para una endodoncia exitosa

Una buena salud oral es la mejor manera de evitar la necesidad de una endodoncia. Pero, si necesitas un tratamiento de conducto radicular, es bueno estar informado. Ten la seguridad de que es un procedimiento relativamente libre de dolor que funciona para restaurar un diente y ayudarte a seguir tu vida con normalidad. 

SUNSTAR GUM ofrece una variedad de productos para el cuidado bucal para prevenir la caries dental, la gingivitis y otras patologías. Con el cepillado regular, el uso de palillos o cepillos interdentales o hilo dental y otras medidas de cuidado preventivo, así como con visitas regulares al dentista, puedes evitar la necesidad de un tratamiento de conducto radicular y mantener tus dientes en plena forma.