abr. 27, 2023 - 1 minuto de lecturaMinutos de lectura

Cómo la salud oral está afectando a tu salud general

La periodontitis, más conocida como enfermedad de las encías, es una de las afecciones de salud más comunes a nivel mundial.  Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 19% de la población global padece enfermedades periodontales graves. En general, las enfermedades bucales afectan a aproximadamente 3.500 millones de personas

Contenido

Los problemas de salud bucal son sumamente comunes en nuestra sociedad. Esto adquiere una relevancia aún mayor cuando consideramos la conexión profunda y compleja entre la salud bucal y la salud en general

Las asociaciones entre las enfermedades periodontales y las afecciones sistémicas (es decir, que afectan a todo el cuerpo) se han estudiado ampliamente. A menudo, son atribuidas a la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo y proteínas proinflamatorias que pueden afectar a otras partes del cuerpo. Estas asociaciones ocurren a través de vías subyacentes compartidas y la exposición a factores de riesgo comunes, como la edad, el estado socioeconómico y el estilo de vida.

La investigación científica nos ha ayudado a comprender estos vínculos con mayor claridad, subrayando la importancia de controlar los factores de riesgo y priorizar un excelente cuidado bucal para aquellos con rasgos predisponentes.

Aquí exploraremos algunas de las asociaciones conocidas entre la salud oral y la salud general. Incluyendo los vínculos con enfermedades sistémicas, las implicaciones del embarazo y una variedad de otras asociaciones potenciales.


Salud bucodental y enfermedades sistémicas

Como hemos explorado en anteriores ocasiones, la investigación ha revelado numerosos vínculos entre los problemas de salud sistémicos y la enfermedad de las encías. Estos vínculos han sido ampliamente explicados en el artículo mencionado, y se han observado en relación con una serie de condiciones muy comunes, que incluyen:

Obviamente, todos estos son problemas de salud muy graves. Si tienes una predisposición genética a cualquiera de ellos, es aconsejable poner especial énfasis en cuidar mucho tus dientes y encías para evitar problemas de salud oral que podrían exacerbar o complicar enfermedades no transmisibles como estas. Familiarízate con los síntomas e indicadores de cada uno, y adopta un enfoque proactivo para comunicarte con tu dentista y médico sobre cualquier inquietud.

Salud bucal y embarazo

Durante el embarazo, te recomendamos que seas especialmente consciente de la conexión entre su salud oral y la salud general. ¡Sin mencionar la salud general de tu pequeño!

Muchas mujeres, hasta un 67-100%, experimentan gingivitis durante el embarazo. Incluso, aquellas que están cuidando bien su salud oral y podrían no haber tenido tales problemas en el pasado. ¡No es nada de qué alarmarse! Esta respuesta inflamatoria aumentada es la reacción natural del cuerpo a un aumento en las hormonas sexuales.

 



Sabiendo que tus encías pueden ser un poco más sensibles, ten especial cuidado con tu rutina de higiene bucal, incluso en medio de la gingivitis del embarazo.

Cepíllate dos veces al día con pasta dental con flúor y asegúrate de limpiar todos los días a nivel interdental antes del cepillado. 



Otros factores de salud oral a tener en cuenta durante el embarazo son:

  • Aumento de la producción de saliva durante el embarazo. Esto es normal.
  • Para aquellas que experimentan náuseas matutinas, es aconsejable no cepillarse los dientes dentro de la hora siguiente después de vomitar. Puesto que, el ácido gástrico puede hacer que los dientes sean más susceptibles al desgaste de los abrasivos en la pasta de dientes.

Otras implicaciones de la salud general por los problemas de salud oral

Los estudios han identificado una serie de efectos en la salud más pequeños y sutiles que están relacionados con la salud oral. Algunos de estos efectos pueden estar relacionados con los problemas de salud sistémicos mencionados anteriormente

1. Falta de apetito

Se han realizado estudios sobre la relación entre la mala salud bucal y los trastornos alimentarios, Pero en un sentido más general, el dolor en los dientes y las encías tiene la tendencia a alterar los hábitos alimenticios, ya que puede resultar doloroso al morder y masticar. Si notas que los problemas de salud oral están afectando tu deseo o capacidad de disfrutar de los alimentos que normalmente te gustan, especialmente aquellos que ayudan a mantener a raya la gingivitis, debes tomarlo como una señal para acudir a tu dentista.

2. Gravedad de la COVID-19

  1. Conforme la pandemia del coronavirus ha impactado en todo el mundo, es crucial que estemos alerta ante sus múltiples repercusiones e implicaciones. La relación entre la salud oral y la COVID-19 ha sido objeto de estudio en la comunidad médica.

Hay evidencia que indica que la enfermedad avanzada de las encías puede aumentar la propensión de una persona a sufrir complicaciones por COVID-19, como la hospitalización en la UCI, la necesidad de asistencia respiratoria y la mortalidad. Al mismo tiempo, mantener  buena salud oral puede reducir los resultados fatales.

3. Depresión

Un estudio de más de 13.000 pacientes de atención primaria en el Reino Unido "mostró una asociación entre la gingivitis crónica y la depresión subsiguiente". Esta conexión se observó tanto en hombres como en mujeres de todos los grupos de edad.

Este hallazgo es especialmente preocupante porque puede desencadenar patrones negativos y deteriorar la salud oral. Como explicó el Dr. Samuel Low en un informe con DentistryIQ:


"Se sabe que la depresión/ansiedad margina el sistema inmunológico y crea una mayor susceptibilidad tanto a la infección como a la enfermedad inflamatoria crónica. Los puntos comenzaron a conectar a aquellos pacientes deprimidos que a menudo ignoraban el mantenimiento de la higiene oral, junto con la atención dental regular profesional dada su motivación e interés reducidos. Muchos de estos pacientes adoptaron hábitos poco saludables como fumar o la dependencia del alcohol para hacer frente a la enfermedad mental, dos hábitos conocidos por aumentar el riesgo de periodontitis crónica".


Personas de todo el mundo están luchando con su salud mental durante estos tiempos difíciles que enfrentamos. Si estás entre ellos, no te sientas solo y no dudes en buscar ayuda.

¿Qué debes hacer?

Como reiteran estos ejemplos principales, tu salud oral y tu salud general están interconectadas de manera profunda y relevante. Si notas alguno de estos efectos y sospechas que pueden relacionarse de alguna manera con tu salud oral, contacta con tu médico y dentista para trazar un plan.

En general, utiliza esta información como un motivador para crear y mantener un estilo de vida saludable que proteja tanto tu salud oral como la salud general.

Mitigar los factores de riesgo del estilo de vida, puede beneficiar tu bienestar de múltiples maneras. Estos factores pueden ser fumar, beber, la mala alimentación y la falta de ejercicio.

Artículos relacionados