Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Internacional
  • Francia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Alemania
  • España
  • Suecia
  • Polonia
corazón de papel con fondo rojo

Beneficios de besar para nuestra salud dental

Estamos en la semana del Día de San Valentín. Con lo cual, os gustará saber los beneficios de besar para nuestra salud dental, que no son pocos.

La primera de las 'bondades' de los besos es el aumento de salivación que producen, hecho que es muy positivo para los dientes.

¿Por qué es tan beneficiosa la salivación? Porque actúa como desinfectante absolutamente natural, limpiando y cuidando tanto los dientes como las encías.

¿Y qué más ocurre cuando damos besos de amor? Que al incrementarse el flujo salival luchamos contra las bacterias que provocan enfermedades orales. Además, dar besos apasionados puede prevenir la formación de caries. ¿De qué manera? A través de las sales minerales de la saliva, que protegen el esmalte de los dientes. Por lo tanto, besar a nuestra pareja nos proporciona una mejor higiene bucal, y, por lo tanto, unos dientes y encías más sanos.

Disminuye el dolor de muelas

Entre las ventajas de besarse profundamente también está la de reducir el dolor de muelas. ¿De dónde viene este poder? De la liberación de endorfinas que provoca un buen beso y de la consiguiente dilatación de los vasos sanguíneos.

Asimismo, son un arma perfecta para luchar contra la depresión, una enfermedad que muchas veces viene ligada a la salud bucal.

No obstante, hay que tener muy claro que, independientemente de que besar sea un 'regalo' para nuestra boca, no debemos desatender nuestro cuidado bucodental, con una correcta higiene diaria y con una visita periódica a nuestra dentista habitual.

Liberamos endorfinas

Aparte del provecho que podemos sacar a nivel bucodental, [1]nuestra salud en general -tanto física como emocional- tiene mucho que ganar en cuanto a besos se refiere. De hecho, como ya hemos avanzado con el tema de las muelas, tienen la capacidad de mitigar el dolor, reforzar el sistema inmunitario, disminuir la tensión arterial y, en definitiva, la de liberar endorfinas, serotonina y dopamina[2], con lo cual, nos sentimos más felices y contentos. Y, por si fuera poco, mientras besamos quemamos calorías, movemos los músculos de la cara y creamos un perfecto efecto 'antiestrés', pues los besos producen una sensación de relax.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que te proporcionamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Para conseguirlo, recordamos y almacenamos información sobre cómo usas dicho sitio web. Esto se realiza utilizando sencillos archivos de texto llamados cookies, que permanecen en tu ordenador. Al cerrar este mensaje o navegar a una página distinta dentro de este sitio web, prestas tu consentimiento a nuestras cookies, en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que las hayas deshabilitado.

Leer más