Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Reino Unido
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Suecia
Mujer con cara de dolor por un diente roto

¿Qué debo hacer si tengo un diente roto?

Un diente roto no es solo un problema estético, también puede causar mucho dolor. Hay una serie de factores que aumentan el riesgo de fractura dental. En el siguiente post te explicamos qué hacer en caso de tener un diente roto y los métodos que existen para tratar este problema.

Causas de un diente roto y cómo se produce el daño

La causa más común de fractura dental es el trauma mecánico como, por ejemplo, caídas, impactos o golpes. Así como el debilitamiento significativo del esmalte, o también denominado, reducción de la resistencia mecánica de la dentición.

El esmalte es uno de los tejidos más duros del cuerpo. Desafortunadamente, el hecho de que cubra la superficie de los dientes no los hace indestructibles. Hay condiciones y factores que dañan su estructura. El esmalte agrietado reduce significativamente la fuerza de los dientes. Pueden afectar tanto a los dientes frontales como a los laterales. Con el tiempo, los dientes se debilitan, lo que los hace más propensos a sufrir daños mecánicos. 

La dieta también tiene un impacto significativo en el estado de los dientes. Algunos alimentos como los cítricos, ácidos o los azúcares provocan destrucciones importantes del esmalte dental, haciéndolos más frágiles. Comer alimentos muy duros, como los turrones, frutos secos o chocolate también puede provocar la rotura parcial de un diente.  

Diferentes tratamientos según cuál sea la fractura dental

Hay diferentes tratamientos según el tipo de fractura dental. Cuando solo una pequeña parte del diente se rompe, lo más común es rellenar el espacio vacío con unas resinas especiales, también llamadas composites. Hablaremos de ellas más adelante.

En el caso de un daño mayor, se puede realizar la reconstrucción con carillas. Las carillas son finas piezas de porcelana que se fijan con cemento en la superficie externa del diente. Estas se fabrican en un laboratorio de prótesis sobre la base de una impresión. Es una solución que puede durar hasta 30 años, dependiendo de la calidad del material.

Cuando un diente está gravemente dañado, la solución sería realizar una endodoncia o en última instancia, en caso de que esto no fuera posible, sustituir todo el diente con un implante dental. La endodoncia se basa en salvar la pulpa de un diente que ha sido dañado sin necesidad de extraerlo por completo. En primer lugar, se elimina el tejido dañado, después se limpia el espacio y por último se sella.

En ocasiones, puede darse la avulsión de un diente (salida del diente completo del alveolo) tras un golpe fuerte. Esta situación es común en niños y en ciertos deportistas. Si se trata de un diente permanente, se debe acudir a la consulta dental a la mayor brevedad posible para intentar reimplantarlo. El tiempo que transcurra desde la caída del diente será vital. Para transportarlo, lo ideal es guardarlo en leche, aunque si en el momento no podemos encontrar, en suero fisiológico o la saliva de la propia persona será suficiente. Esta reimplantación es posible, pero supone un gran reto para el profesional. 

Uso de resinas compuestas o composite para reparar un diente roto

La reparación de un diente roto mediante el uso de composite es un método no invasivo para reparar rápidamente la apariencia de una sonrisa. El uso de composite no solo reconstruye los dientes, sino que además mejora su color. Es un método fácil de usar que cambia al instante la forma y color de los dientes. 

¿Qué son las resinas o composites?

Las resinas compuestas o composites son materiales sintéticos que se utilizan para reparar piezas dentales dañadas por caries o traumatismos. Aunque también se utilizan para tratamientos puramente estéticos. El tratamiento se basa en remodelar el diente cubriéndolo con una fina capa de composite en la zona deseada. Es un método no invasivo de reconstrucción dental eficaz. Este tratamiento permite no solo reconstruir rápidamente los dientes, sino también deshacerse de la decoloración antiestética. 

¿Cuándo se puede utilizar el composite?

Como ya hemos mencionado, el uso del composite se recomienda para roturas dentales menores. Es un excelente método que permite tratar rápidamente los dientes irregulares. Como, por ejemplo, cuando uno es demasiado corto en relación con los demás o cuando se rompen.

¿Cómo se realiza la reconstrucción con composite?

La reconstrucción de los dientes mediante composite es un proceso de varias etapas. Se puede realizar en un solo día cuando se va a la consulta dental. La duración del procedimiento depende del alcance de la corrección, las habilidades manuales y la experiencia del dentista. 

En primer lugar, si es necesario, hay que esculpir la superficie del diente para adherir la resina. Después se aplica el composite directamente sobre el diente y se moldea. Una vez colocada, la resina se endurece con luz ultravioleta. Finalmente, se limpia y pule para mejorar su apariencia. Este procedimiento de restauración dental es indoloro y no requiere anestesia. 

¿Cuáles son los efectos de la reconstrucción?

Los efectos de la reconstrucción son visibles inmediatamente después de la visita al dentista. Es una mejora definitiva en la apariencia de los dientes. Los rellenos hacen que los dientes sean uniformes y tengan una bonita forma, cualquier grieta o rotura del diente se disimula eficazmente. El material utilizado se corresponde con el tono de los demás dientes, por lo tanto, el color de los dientes también queda igualado.

¿Cuánto tiempo duran las resinas? 

El composite no se considera el método más duradero para mejorar la apariencia de los dientes. Las restauraciones dentales de resinas compuestas presentan una vida útil limitada en el tiempo de entre 5 y 10 años. Las causas más habituales del fracaso se deben a la presencia de lesiones de caries en sus márgenes, fracturas dentarias o de restauraciones.

La durabilidad final también está influenciada por los hábitos alimenticios del paciente.  El consumo excesivo de grandes cantidades de productos muy coloreados debilita significativamente la estética de las resinas. Provocando así, decoloración y manchas. Los alimentos como el café, el té verde, el vino tinto y las bebidas azucaradas carbonatadas pueden causar decoloración. Fumar cigarrillos tiene un efecto negativo similar. 

Los hábitos de higiene del paciente son fundamentales para prolongar la durabilidad de las resinas.  La placa acumulada a nivel interdental puede perjudicar gravemente el composite, ya que la incidencia de caries es alta en esa zona. Por ello, recomendamos el uso diario de soluciones interdentales, como los palillos interdentales SOFT-PICKS ADVANCED o los cepillos interdentales TRAV-LER. Esto te permitirá mantener el área interdental libre de placa, reduciendo la aparición de caries, la inflamación y sangrado gingival.