Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Reino Unido
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Suecia
Qué son los probióticos

¿Qué son los probióticos?

Seguro que más de una vez has oído hablar de que un determinado alimento contiene probióticos. Puede que incluso te hayan recomendado tomarlos después de haber seguido un tratamiento con antibióticos. 

Pero ¿qué significa? Los probióticos fueron descritos hace años como microorganismos vivos que, cuando son administrados en cantidades adecuadas, producen un beneficio en el huésped. Hay diversos tipos de probióticos y cepas (grupos de bacterias) dentro de ellos. 

A nivel de salud sistémica, se emplean para mejorar situaciones como la diarrea, la gastroenteritis, enfermedades inflamatorias del intestino, etc. También pueden ayudar a:

  • Fortalecer el sistema inmune.

  • Equilibrar la flora intestinal.

  • Estimular la producción de vitaminas.

  • Apoyar la digestión.  

  • Aumentar la absorción de nutrientes.

¿Dónde pueden encontrarse?

Los probióticos pueden encontrarse en infinidad de alimentos, como, por ejemplo:

  • Yogures:

Los yogures, presentes en casi cualquier nevera, contienen ácido láctico que ayuda a mejorar el estado gastrointestinal. Debes fijarte en qué tipo de yogur eliges, porque algunos vienen pasteurizados y sometidos a tratamientos que destruyen los microorganismos. 

  • Aceitunas y otros encurtidos. 

Aunque no tanto como el yogur, muchos encurtidos también contienen una gran cantidad de probióticos. La clave está en el propio encurtido. Al ponerlos en salmuera, acidifican con el vinagre y empiezan a aparecer bacterias lácteas y levaduras. Es mejor si los encurtidos son artesanos, ya que los industriales suelen llevar tratamientos que acaban con los microorganismos.

  • Miso:

El miso es una pasta aromatizante hecha con semillas de soja y arroz fermentado. Esta elaboración contiene enzimas que ayudan a la digestión

Además, suministra carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y proteínas para recuperar la flora intestinal.

  • Quesos sin pasteurizar.:

Al igual que con los yogures, hay que escoger bien el queso que compramos. Debemos asegurarnos de que no ha sido sometido a tratamientos que eliminen los microorganismos presentes. 

  • Tempeh:

El Tempeh, un gran conocido de muchos vegetarianos y veganos, es un alimento que consiste en soja fermentada. Además, aporta nutrientes como vitaminas del tipo B o ácido fólico. 

¿Y los probióticos orales?

Con relación a la salud oral, los probióticos combaten las bacterias patógenas porque ocupan el espacio físico impidiendo que estas últimas lo hagan. 

A nivel de salud bucodental, el más utilizado es el Lactobacillus reuteri. Dentro de los que puedan existir en el mercado, el que más investigaciones recoge es el Lactobacillus reuteri Prodentis®. Fabricado por el laboratorio suizo BioGaia, está disponible en el complemento alimenticio GUM® PerioBalance®.

Antes de incluir cualquier tipo de probiótico en tu alimentación, es importante que consultes con tu médico; o tu dentista en el caso de probióticos orales. Ellos te harán un diagnóstico personalizado y te darán las pautas adecuadas. 

Utilizamos cookies para asegurarnos de que te proporcionamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Para conseguirlo, recordamos y almacenamos información sobre cómo usas dicho sitio web. Esto se realiza utilizando sencillos archivos de texto llamados cookies, que permanecen en tu ordenador. Al cerrar este mensaje o navegar a una página distinta dentro de este sitio web, prestas tu consentimiento a nuestras cookies, en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que las hayas deshabilitado.