Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Internacional
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Suecia

Embarazo y cuidado bucal

Embarazo y cuidado bucal

Es importante cuidar de tu salud oral en mayor medida durante todo el embarazo. De esta forma, no sólo estarás cuidando de tu salud sino la de tu bebé también, para que su vida empiece de la mejor manera posible. 

Planeando un embarazo

Si estás planeando quedarte embarazada, es el momento perfecto para asegurarte de que tus dientes y encías están sanos. Piensa que, si tu higiene bucodental está en perfecto estado, también lo estará el resto de tu cuerpo.

Una excelente rutina de cuidado oral es vital, porque tu salud bucal puede tener efecto en el embarazo. Por ejemplo, una infección grave de las encías puede provocar complicaciones durante el embarazo si no se trata.

Durante el embarazo

Si estás embarazada, recuerda programar una visita a tu dentista tan pronto como sea posible. Pídele cualquier consejo específico para tu situación.

Debes tener un cuidado especial de tus dientes y encías durante el embarazo. Utiliza siempre una pasta de dientes con flúor y cepíllate al menos dos veces al día. La limpieza entre los dientes, donde los cepillos de dientes normales no alcanzan, es esencial. Intenta hacer esto al menos una vez al día usando hilo dental o cepillos interdentales especialmente diseñados.

Cambios durante el embarazo

Es posible que notes algunos cambios en tu boca durante el embarazo, como un aumento en la producción de saliva.

El problema oral más común se conoce como gingivitis del embarazo. Esto ocurre cuando las encías reaccionan más agresivamente a la placa dental. Generalmente, comienza alrededor de las 8 semanas. Alcanzando el nivel más elevado en el octavo mes y terminando poco después del parto.

Náuseas matutinas

Si sufres de náuseas matutinas y vómito frecuente, el ácido puede dañar el esmalte de tus dientes. Esto hace que los dientes se puedan desgastar con más facilidad por los abrasivos presentes en la pasta de dientes.

Por esta razón, es mejor evitar cepillarse los dientes durante al menos una hora después de vomitar.

Para neutralizar el ácido y refrescar la boca, prueba a enjuagarte con una cucharada de bicarbonato de sodio mezclado en una taza de agua. 

Obten más información sobre el vínculo entre la salud oral y la salud general.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que te proporcionamos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Para conseguirlo, recordamos y almacenamos información sobre cómo usas dicho sitio web. Esto se realiza utilizando sencillos archivos de texto llamados cookies, que permanecen en tu ordenador. Al cerrar este mensaje o navegar a una página distinta dentro de este sitio web, prestas tu consentimiento a nuestras cookies, en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que las hayas deshabilitado.