Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Reino Unido
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Suecia
Mujer joven señalando su mascarilla

Mask Mouth’ o mal aliento constante causada por la mascarilla

Desde que empezó la epidemia del coronavirus, se ha visto la necesidad de utilizar mascarillas.  Puesto que, son la mejor herramienta para evitar que las gotas de saliva, vectores de transmisión del virus salgan al exterior cuando hablamos, tosemos… Esto ha traído nuevos problemas de salud bucal, entre los que encontramos el ‘Mask Mouth’ o mal aliento causado por la mascarilla.  

El ‘Mask Mouth’ ha sido un tema recurrente estos días ya que las personas están siendo más conscientes de su propio aliento cuando usan una mascarilla. Especialmente, cuando lo hacemos de forma inadecuada (al usarlas más tiempo del recomendado o reutilizarlas). Además, al exhalar el aire por la boca, las partículas se van quedando en la mascarilla empeorando la sensación de mal olor. ¿Qué causas pueden empeorar todavía más el mal aliento con la mascarilla? ¿Cómo lo podemos prevenir?

Causas del mal aliento

El uso de la mascarilla, combinado con factores como no beber suficiente agua, consumir demasiado azúcar o beber bebidas ácidas, puede promover el crecimiento de las bacterias en la boca. Favoreciendo así la acumulación de placa y sarro.[1] Esto puede agravar los síntomas del mal aliento, así como aumentar el riesgo de desarrollar caries y la enfermedad de las encías (gingivitis y periodontitis).

El principal culpable del mal aliento es la boca seca. Se ha visto que el hecho de llevar mascarilla hace que las personas respiren más por la boca que por la nariz. Produciendo, como consecuencia, mayor sequedad bucal por disminución de la saliva. Además, debido a la mascarilla, no bebemos tanto agua como antes por lo que este síntoma empeora. 

La saliva realiza numerosas funciones en el mantenimiento de la salud oral. Es rica en muchas sustancias, como las mucinas que ejercen una función lubricante, protegiendo la mucosa oral contra la deshidratación. Asimismo, regulan la unión de los microorganismos a las superficies de los tejidos orales, lo que contribuye al control de la colonización de bacterias nocivas y hongos.

La saliva también contiene numerosas sustancias antimicrobianas, como la lisozima. Ayudando de esta forma a controlar la flora bacteriana y favoreciendo la protección de los tejidos bucales, fundamentalmente para el control de la caries dental y de la enfermedad de las encías. Por este motivo, cuando hay una disminución de la saliva, la boca se ve expuesta a una mayor sequedad y al aumento de bacterias. Provocando halitosis o mal aliento y diferentes enfermedades orales.

Además de la mascarilla, el consumo habitual de tabaco, alcohol y bebidas azucaradas también pueden agravar los síntomas del mal aliento. El humo del tabaco, por ejemplo, contiene compuestos de azufre volátiles que alteran la función de la saliva. Si a esto le añadimos que los fumadores presentan una menor tasa de producción salivar, la sensación de mal aliento va a ser mayor. El alcohol y determinados medicamentos actúan de la misma manera. Por lo que hay que tener cuidado y estar atentos a los síntomas de la sequedad bucal para prevenirla.

Si padeces boca seca habitualmente, te recomendamos probar nuestra línea GUM® HYDRAL®. Es ideal para hidratar, proteger y proporcionar un alivio de la boca seca de forma inmediata y duradera. Esta gama te ofrece una variedad de soluciones para que elijas la que mejor se adapte a ti. Y, sobre todo, para que puedas recuperar la sensación de una boca más fresca e hidratada.  

Como prevenir el ‘Mask Mouth’ o mal aliento con la mascarilla

La salud bucal es una parte fundamental de la salud general. Es importante dedicarle tiempo y realizar rutinas de higiene oral completas, además de llevar un estilo de vida saludable. Para ayudarte a conseguirlo y prevenir el mal aliento, te recomendamos adoptar las siguientes soluciones:

  • Seguir diariamente unas medidas de higiene oral adecuadas. Estas han de incluir no solo el cepillado dental, sino también la limpieza interdental con palillos interdentales, cepillos interdentales o hilo dental y el uso colutorios. Los palillos interdentales han demostrado ser una solución igual de eficaz que los cepillos interdentales y más que el hilo dental, tanto en la prevención como en el tratamiento de la enfermedad periodontal. Descubre GUM SOFT-PICKS® ADVANCED, nuestros palillos interdentales estrella que te ayudarán a eliminar restos de alimentos y placa con facilidad.
  • También es muy importante que no olvides la higiene de la lengua utilizando limpiadores linguales. ¡Recuerda! La higiene interdental debe ser el primer paso, seguido del cepillado de dientes y terminando con un colutorio.
Los 3 pasos para una higiene oral completa: limpieza interdental, cepillado y enjuague
  • Cepillar los dientes tras cada comida durante dos minutos. En caso de no ser posible, cepillar los dientes mínimo dos veces al día. Utiliza siempre una pasta fluorada adaptada a tus necesidades específicas.
  • Beber agua de manera regular durante el día y reducir el consumo de bebidas azucaradas. Mantenerse hidratado con agua es la mejor manera de mantener la boca hidratada. Igualmente ayuda a neutralizar cualquier sustancia ácida y a eliminar los restos de alimentos y otras bebidas.
  • El uso de chicles y caramelos sin azúcar favorece la estimulación de las glándulas salivares, aumentando la secreción de la saliva. También puedes optar por utilizar las tabletas GUM HaliControl®. Estas tabletas sin azúcar restauran un aliento fresco al instante y neutralizan el mal olor de diversos orígenes. Incluyendo algunos alimentos (como la cebolla o el ajo), el tabaco y el alcohol gracias a una innovadora tecnología de aromatización con extractos de plantas. Además, tienen un agradable sabor a menta y grosella.
  • Cambiar la mascarilla diariamente y en caso de utilizar mascarillas higiénicas, se deberá seguir las instrucciones del fabricante.
  • Evitar el consumo frecuente de azúcar, café, tabaco y alcohol. El exceso de estos hábitos puede provocar sequedad en la boca, inflamación, daño del esmalte y manchas en los dientes.
  • Determinados medicamentos pueden producir boca seca, consulta con tu médico o dentista al respecto.
  • Realizar visitas al dentista y/o higienista dental una o dos veces al año