Actualmente se encuentra en:

G.U.M España

Para encontrar a un minorista, selecciona tu país e idioma. Serás redirigido a la página de tu país.

  • Reino Unido
  • Bélgica
  • Alemania
  • Dinamarca
  • España
  • Finlandia
  • Francia
  • Grecia
  • Italia
  • Países Bajos
  • Polonia
  • Portugal
  • Suecia
Mujer echando colutorio para periodontitis en un vaso dosificador

¿Cuál es el mejor colutorio si tengo periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad grave de las encías que daña el tejido blando de estas y que, si no se trata correctamente, puede ocasionar la pérdida de los dientes afectados. ¿Cómo evitarlo?

Cómo tratar la periodontitis y evitar que vaya a más

Las causas de la enfermedad periodontal (también conocida en su estadio grave como periodontitis o piorrea) pueden ser varias, desde las genéticas hasta las de llevar una mala higiene bucodental durante mucho tiempo. Además de visitar al dentista una vez al año, el correcto mantenimiento en casa es fundamental. Cepillarse al menos dos veces al día, usar palillos interdentales, cepillos interdentales o hilo dental y enjuagarse con colutorios debería ser suficiente para tener una boca sana. Sin embargo, a veces la enfermedad puede aparecer si tienes mala alimentación o periodos de estrés, embarazos, etc. La flora natural de la boca se desequilibra y surgen los problemas.

La gingivitis, la enfermedad periodontal en su primer estadio, si no se trata, puede convertirse en periodontitis. A diferencia de esta última, la gingivitis sí se puede revertir. Si dejamos que la placa bacteriana se acumule en nuestros dientes empezaremos a notar dientes sensibles y sangrado al cepillar. Es fundamental dar el primer paso y pedir cita con nuestro higienista para hacernos una limpieza en la clínica dental, para evitar problemas más graves.

Sin embargo, si dejamos pasar el tiempo, las bacterias que originan la enfermedad periodontal irán avanzando, destruyendo el tejido blando de las encías y, después, el hueso.

La piorrea o periodontitis es irreversible, es decir, que el tejido que hayas perdido no lo vas a poder recuperar. Además, en los casos más graves, se pueden perder piezas dentales. La buena noticia es que si estamos atentos a la salud de nuestra boca podemos prevenirla o actuar a tiempo. Tras una visita al dentista, deberás adoptar un enfoque preventivo y llevar a cabo un mantenimiento en casa que mantenga a raya estas bacterias.

Primeros síntomas: inflamación y sangrado de encías

Uno de los primeros síntomas de que algo no anda bien es el sangrado de las encías. Las encías sanas no sangran, sobre todo si lo hacen cuando no nos estamos lavando los dientes. También podemos ver que las encías están ligeramente inflamadas y rojas, y no con su color rosado característico. Otro de sus síntomas es tener sensibilidad dental.

Lo mejor que podemos hacer para prevenir la enfermedad periodontal o detectarla a tiempo es visitar a nuestro dentista al menos una vez al año para una revisión e higiene profesional o curetaje. Se trata de un paso fundamental que no hay que saltarse de ninguna manera. Estas limpiezas incluyen un tratamiento destinado a eliminar la placa que hemos ido acumulando en distintas partes de la boca. Aunque te cepilles correctamente varias veces al día, puede haber partes a las que no llegues bien y donde se puede acumular placa bacteriana y formar sarro. 

Mantenimiento tras la limpieza profesional

La segunda parte del tratamiento estará en nuestras manos. Además de una limpieza concienzuda mínimo dos veces al día y al menos durante dos minutos, habrá que utilizar otros instrumentos. Ayudarse con el cepillo o palillo interdental y con el hilo dental es básico. Solo con el cepillado no es posible quitar todos los restos de alimentos y la placa, ya que con este paso solo llegamos al 60% de la boca.

Finaliza la limpieza siempre con un buen colutorio, enjuagándote durante aproximadamente 30 segundos. Todo esto nos ayudara a mantener a raya la enfermedad periodontal.  

¿Qué pastas y colutorios usar?

Tras la limpieza profesional, el dentista nos podrá recomendar enjuagues bucales que lleven clorhexidina. La clorhexidina es un compuesto muy eficaz para eliminar las bacterias de la boca, evitando su crecimiento. Debido a su potente acción antibacteriana y a efectos secundarios como la tinción de los dientes, los colutorios con clorhexidina no deben usarse diariamente a menos que lo recomiende un profesional. En combinación con el CPC o Cloruro de Cetilpiridinio forma un sistema avanzado doble, que elimina las bacterias e inhibe su crecimiento y el de las toxinas responsables de la formación de placa.

Con respecto a los colutorios, te recomendamos algunos.

Colutorio de tratamiento GUM® PAROEX® 0,12%

Se trata de un colutorio con clorhexidina que contiene 0,12 % de CHX (Digluconato de Clorhexidina) y un 0,05 % de CPC (Cloruro de Cetilpiridinio). Ambos componentes son capaces de reducir la placa dental y prevenir el crecimiento de bacterias y de las toxinas que estas producen. Otra de sus ventajas es que no lleva alcohol y tiene un agradable sabor a menta fresca.

Este colutorio contribuye a que el tejido de las encías se mantenga en buen estado y es adecuado para la fase de tratamiento de la enfermedad periodontal, o para antes o después de una cirugía o una extracción. Normalmente, su uso está recomendado para un periodo de entre 15 días y 1 mes, aunque siempre deberá ser tu dentista quien te informe del tiempo más adecuado.

 

Colutorio de mantenimiento GUM PAROEX 0,06%

Este colutorio de cuidado avanzado de las encías tiene menos cantidad de Digluconato de Clorhexidina (CHX) que el anterior (solo 0,06 %). Está combinado con 0,05 % de CPC (Cloruro de Cetilpiridinio) y ambos componentes combaten la placa dental, previniendo el crecimiento de bacterias.

Tampoco lleva alcohol y sabe a menta fresca, por lo que te quedará un agradable sabor en la boca. Está recomendado en la fase de mantenimiento tras una gingivitis o periodontitis, pero también para después de la colocación de ortodoncias, prótesis dentales o implantes. Este producto resulta ideal inmediatamente después de la fase de tratamiento, para los días siguientes de mantenimiento en casa. Gracias a su concentración de clorhexidina, puede utilizarse a largo plazo.

En definitiva, la periodontitis es una enfermedad grave de las encías que hay que saber controlar a tiempo. Comienza con sangrado e inflamación y puede acabar con la pérdida de las piezas dentales afectadas. Afortunadamente, con una visita regular al dentista y un buen mantenimiento en casa, podemos prevenirla. Usar soluciones de limpieza interdental, cepillarse dos veces al día y enjuagarse con colutorios adaptados es vital para mantener una buena higiene bucodental y prevenir patologías como la caries o la enfermedad periodontal.

En definitiva, la periodontitis es una enfermedad grave de las encías que hay que saber controlar a tiempo. Comienza con sangrado e inflamación y puede acabar con la pérdida de las piezas dentales afectadas. Afortunadamente, con una visita regular al dentista y un buen mantenimiento en casa, podemos prevenirla. Usar soluciones de limpieza interdental, cepillarse dos veces al día y enjuagarse con colutorios adaptados es vital para mantener una buena higiene bucodental y prevenir patologías como la caries o la enfermedad periodontal.